Franquicias: la importancia de saber transmitir el conocimiento

A la hora de abrir una franquicia, se vuelve imprescindible la transmisión del conocimiento para garantizar que el negocio continúe funcionando. Esta es la herencia basada en el “Know-How”, que las cadenas de franquicias adoptan como base a la hora de desarrollarse. De esta manera, el franquiciador debe ser capaz de transmitir a sus franquiciados el conocimiento adquirido hasta el momento con el objetivo de alcanzar el éxito en diferentes puntos de venta.

Plan de formación
Según Salvador Bascompte, Director de FDS Consulting y especialista en desarrollo de franquicias y negocios con más de 200 marcas asesoradas, se vuelve fundamental que el franquiciador sepa transmitir el Know How a través de una buena formación. Para tal objetivo, el encargado de este proceso debe definir los objetivos de la formación, identificar los contenidos del plan, concretar la estructura del programa determinado los contenidos que se enseñarán en cada dase, seleccionar las estrategias y analizar los recursos para avanzar con el plan.

Planificacióin
El franquiciador debe evitar descargar toda la información de golpe y planificar de forma adecuada el tiempo que llevará cada paso de la formación. Un punto importante en este sentido es la explicación de los aspectos fundamentales del negocio cuando se inicia la relación. Los conocimientos restantes, importantes pero no fundamentales, irán despertándose a medida que se avance en la formación.

Formación completa
Un plan de formación acertado debe estar integrado por sesiones teóricas y prácticas,en donde se permita a los franquiciados comprender los aspectos generales vinculados con el negocio y su funcionamiento;y conocer casos concretos para aplicar los saberes aprendidos.

Coger confianza para arrancar
Se aconseja brindar este tipo de formación en el espacio habitual del franquiciado ya que allí se sentirá más cómodo y habrá menos cuestiones que puedan desviar su atención. Además, entenderá mejor ciertas cuestiones y podrá poner en práctica sus conocimientos con situaciones reales. Bajo estas medidas, se comprueban mínimas pérdidas en ventas, mejores impactos en la imágen y se vuelve más sencillo fidelizar a los clientes.

Información clara y sencilla
Los franquiciados deben poder recordar los conocimientos que se le brindan en las clases de formación, por lo que se vuelve muy importante que éstos sean claros y precisos. Se recomienda también entregarles documentación para que puedan continuar con su formación una vez fuera de los espacios en los que ésta se lleva adelante. Esta herramienta puede considerarse como una ampliación del Manual de Operaciones, un documento básico en la relación entre franquiciador y franquiciado.

Herramientas de formación
Además de las clases presenciales, el franquiciador deberá buscar otras herramientas en las que apoyar su formación: programas interactivos, intranets, manuales de participación online, convenciones anuales, reuniones periódicas con un grupo de franquiciadores, etc. En este sentido, es importante destacar que las cadenas que combinan distintas herramientas consiguen transmitir un abanico de formación más variada. Estas facilidades ayudan al franquiciado a adquirir conocimientos de manera más pausada y sin la necesidad de asistir a todas las sesiones.

Asumir los gastos
La relación que se genera entre franquiciado y franquiciador es mutuamente beneficiosa. Por un lado, el franquiciador cuenta con personas que están correctamente formadas y aumenta las probabilidades de éxito de su negocio; mientras que el franquiciado tendrá más herramientas para gestionar mejor su comercio y posicionarse frente a la competencia. Este plan conlleva una serie de gastos de organización, pérdida de oportunidades para el franquiciado que deja de estar al frente de su negocio y otras cuestiones extra; aunque a medio-largo plazo se comprobarán sus beneficios.

Personalizar la formación
La manera óptima de reproducir el Plan de Formación es ajustarlo a cada perfil determinado, ya que no todos los franquiciados de una cadena tienen las mismas necesidades, experiencias o habilidades. Las diferentes características deberán ser tomadas en cuenta para maximizar las probabilidades de éxito de este proyecto.
En un principio puede parecer complicado adaptar los Planes a diferentes perfiles pero existen herramientas para flexibilizar la organización como crear grupos de franquiciados por materias, instrumentos para ponderar las necesidades de cada uno, etc.
Estos detalles generarán una herramienta más eficaz, a la vez de mejorar la calidad de la relación entre el franquiciado y el franquiciador.

La formación se establece como un mecanismo para asegurar el éxito de determinados negocios y, a través de la misma, el franquiciador controlará la cadena asegurando mayores beneficios en su conjunto. Para lograr alcanzar tal desarrollo, el franquiciador debe controlar los conocimientos que imparte, conocer sus puntos débiles y aquellos que pueden mejorarse de cara al futuro.

  • On 23 Enero, 2017
  • 0 Comments
  • 0 likes
Tags: franquicias, negocios

0 Comments

Leave Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *